jueves, 19 de noviembre de 2009

keke para dummies


Son las 5 de la tarde de un domingo muy aburrido, me da flojera ir a comprar el pan y busco un camino fácil. Se me ocurre en preparar algo, así de paso me siento útil y aprendo a cocinar.

El keke


Buscando en Internet una receta fácil (entendible) y barata (rica) encontré una de un keke de naranja en un blog femenino.

La primera impresión fue que todo era fácil, pero como todas las cosas en esta vida las cosas que se ven fáciles son un poco mas difíciles de lo que parecen.

Tomar el camino fácil no es siempre el bueno, pienso que preparar un keke para quizá comerlo después con una taza de café sentado viendo tele seria lo mas justo. El camino difícil nunca seria fácil sin pasar por el comienzo.

Harina, huevos, margarina, polvo de hornear, coladera y otras cosas que recuerdo vagamente estaban sobre la mesa. Mi madre me ayuda rayando la naranja mientras yo me saco ampollas cremando* la margarina.

Llevo mas de veinte minutos batiendo y haciendo ruido con el cucharón de palo y aun falta mucho. Veo por la ventana y ya esta empezando a oscurecer.

Me resigno y mi cabeza toma el camino fácil: después de batir, pongo casi todos los ingredientes juntos, haciendo caso omiso a esa regla de oro que tienen los expertos cocineros (o al menos eso decía en la receta) : procurar mezclar muy bien uno por uno lo ingredientes.

Mi mente toma el camino difícil (difícil, por la decisión) y con remordimiento en la sangre mezclo todo haciendo caso omiso a la receta.

...


Me quedo dormido en el sillón por mas de una hora y cuando despierto ya es de noche. En el ambiente se siente algo a punto de terminar de cocinarce.

Por alguna extraña razón me siento todo una ama de casa y carcajeo mentalmente imaginandome con un mandil blanco con bordes ondeados.

El keke sale algo pequeño pero tiene buen aspecto.

Por dentro hay especie de huecos, es algo raro pero tiene buen aspecto.

Sale de un color muy encendido pero sigue teniendo buen aspecto.

No se parece nada a la foto que estaba en la receta, pero...tiene buen aspecto (repito mentalmente).

A la familia le gusta el keke (se asombran mas que nada) dicen que para ser la primera vez está muy bueno, pero pienso que lo dicen por quedar bien (o por que otro domingo vuelva a preparar y se ahorren el comprar pan) o tal vez en verdad si les gustó ( y esperan que el otro domingo vuelva a prepararlo de nuevo y se ahorren el pan), en fin. La mano derecha me late al ritmo del corazón y reviso la laptop que había estado prendida desde que busque la receta.


- Oe en verdad no aguanto (risas) pero yo cuando cuando no tengo nada que hacer me pongo a jugar play o a hacer ejercicios- me dice J tecleando un jajaja al final de lo que escribe y después de contarle lo del keke.

La conversación se extiende y otra amiga hace un comentario parecido. Mi padre también se asombra al llamar por teléfono, mi hermana también.


y uno que quiere hacer cosas diferentes tomando el camino fácil pero se la hacen dificil.


*cremar: hacer que la mantequilla adquiera textura de crema.

15 comentarios:

  1. jajajajaja muy chévere relato tío, mi pata de la chamba y yo nos hemos vagado de risa con este parrafo:

    "El keke sale algo pequeño pero tiene buen aspecto.

    Por dentro hay especie de huecos, es algo raro pero tiene buen aspecto.

    Sale de un color muy encendido pero sigue teniendo buen aspecto.

    No se parece nada a la foto que estaba en la receta, pero...tiene buen aspecto (repito mentalmente)."


    y justamente coincidió porque ahorita estaba tomando mi desayuno: qüaker con keke..

    ResponderEliminar
  2. EBP: jaja que bueno que te aya gustado a ti y a ti pata de la chamba. los keke son lo maximo.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaaaa será cuestión de probar tu keke xD

    ResponderEliminar
  4. lo lei en facebook y tambien sonreí

    o sea haciendo un keke, bueno si yo cocino algo no se porq no podria hacer tbn un keke ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Damian: claro, hacer un keke no quita la masculinidad

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. jajaja, me da risa... me hace acordar de cuando quiero preparar algo y de inmediato corro a internet a buscar recetas... a pesar de que tengo todos los cuchumil coleccionables del comercio.
    ja!

    ResponderEliminar
  8. jajaja, me da risa... me hace acordar de cuando quiero preparar algo y de inmediato corro a internet a buscar recetas... a pesar de que tengo todos los cuchumil coleccionables del comercio.
    ja!

    ResponderEliminar
  9. Maga: mi mamá tambien tiene de esas, pero yo preferí buscar en internet , que bueno verte por aqui de nuevo

    ResponderEliminar
  10. No es un millón de veces más fácil salir a comprar pan o una misérrima tajada de keke a ponerse el mandil y someterse a la penosa tarea de hacer algo que nunca va resultar?

    ResponderEliminar
  11. jimmy: me someto a lo dificil siempre, es placentero.

    ResponderEliminar
  12. asu!!
    te salió tu lado chef
    muy bien

    bsos de esposa primeriza y Recién casada

    ResponderEliminar
  13. fiore: siii ja!, y salio rico :D

    saludos

    ResponderEliminar
  14. yo no se hacer nada en la cocina, quien como tu x lo menos no moriras de hambre si tu viejita no esta

    ResponderEliminar