martes, 25 de mayo de 2010

Domingo 2 de mayo

Pasamos yo y mi mamá toda la tarde juntos, como nunca, en la sala de la casa de mi abuela hasta que se hizo de noche. Conversando, riéndonos, dormitando.

Al subir cojo el celular y veo varias llamadas perdidas, en ese mismo instante suena el teléfono de la casa. Pero justo cuando voy a contestar, cuelgan. Vuelvo a mirar el celular y tengo llamadas de una tía que vive con mi abuelo (el padre mi mamá).

Suena el celular de mi mamá desde su cuarto, contesto.

1 minuto después la llamo para decirle lo que me han dicho.

Esa misma noche, llorando, ella sale con un bolso colgado del hombro y con la angustia en la cara.

Continuará...

3 comentarios:

  1. ...que desgracia habrá pasado. termina el post pues...

    ResponderEliminar
  2. Pucha, ojalá que lo de tu abuelito no haya sido nada grave..

    ResponderEliminar